lunes, 12 de abril de 2010

Páginas web y multilingüismo


La perseverancia en el seguimiento de las sedes electrónicas de Carlos Córcoles, el rigor de Carlos Silva y el diseño de Judit González han hecho posible la elaboración del primer informe del Observatorio de Bilingüísmo e Igualdad Lingüística (el nombre del Observatorio se debe al siempre mesurado e inteligente Juan Antonio Cordero) que ha analizado la presencia de las lenguas oficiales en las páginas webs de las instituciones catalanas.

Es este el primer informe que escudriña la situación de los usos lingüísticos en las páginas webs del sector público y el balance no es nada positivo. Tras visitar 186 páginas, de las que 144 eran catalanas,se ha comprobado que sólo una, la del Ayuntamiento de Rubí, merece el calificativo de completamente bilingüe dado que tanto la información que facilita como la interacción entre ciudadano y administración electrónica es factible y de forma equivalente tanto en castellano como en catalán. De los Departamentos de la Generalitat sólo se salva y por los pelos el de Salud.

El Conseller de Cultura, Joan Manel Tresserres, aduce que la aplicación de las cuotas y de las sanciones son necesarias en el sector del cine para conseguir la igualdad de las lenguas. El nacionalismo suele acudir al término "igualdad" para reclamar la discriminación positiva, casi siempre en los ámbitos privados, y se dispone a arrumbarlo en el espacio público en el que es claramente predominante. Por ello, queremos reivindicar la igualdad de derechos lingüísticos en todos los espacios reservados a las instituciones públicas y reservar el concepto de libertad en el uso de lenguas al ámbito privado.

Lo lamentable del resultado del informe, en el que tan mal parada sale la lengua castellana en las sedes electrónicas, es que son las decisiones políticas, que no las técnicas o logísticas, las que tratan de evitar el multilingüismo de las páginas webs de las Administraciones catalanas. Por ello, voy a intentar que en la futura ley de usos de los medios electrónicos en el sector público catalán se incluya como principio de calidad el multilingüísmo, esto es que todos los contenidos y aplicaciones de las páginas web sean, al menos, bilingües. También, desde Impulso Ciudadano hemos decidido acudir al Síndic de Greuges (que por cierto no tiene todos los contenidos de su página web en castellano) y a los Síndicos locales de Cataluña (cuya página sólo está disponible en catalán y en inglés, como bien ha apreciado Chel Alcantud)para reclamar el bilingüismo equitativo en las sedes electrónicas de las instituciones catalanas.

1 comentario:

raul azzarini dijo...

Ya era hora que la verdad de la exclusión política y sistemática del idioma castellano por parte del aparato ideológico nacionalista que domina en Catalunya salga a la luz y no pueda ser negada por el gobierno de Zapatero.
Felicitaciones por el esfuerzo y por el aporte hecho.
saludos
Raúl