miércoles, 19 de octubre de 2011

Borrar a ETA

Artículo publicado en el diario digital e-noticies el 19 de octubre de 2011



Jordi Évole, corrosivo como el ácido, sabe sacar lo mejor y lo peor de sus entrevistados. Con su sonrisa irónica, su sencillez de barrio, logra establecer un grado de complicidad que facilita la confesión del que habla, desnudando, a la vez, al que calla, porque el huidizo se retrata inexorablemente con sus atronadores silencios. “Borrando a Eta”, el último reportaje del equipo de “Salvados” de la Sexta puso a cada uno en su sitio. Al cura abertzale, incapaz de censurar a sus amigos etarras los asesinatos de la banda; al familiar de terroristas que equipara el dolor de los presos con el sufrimiento de los asesinados; al pícaro y entusiasta concejal popular de Elorrío a quien las dentelladas de Bildu no han logrado borrarle la alegría; a los concejales socialistas de Mondragón, solos en el recuerdo de su compañero asesinado, Isaías Carrasco, y a todos aquellos ciudadanos que cargan contra España al mismo tiempo que convierten su lotería nacional en objeto de deseo.

Évole descubre los rodeos verbales, los mecanismos de la disculpa de los miembros de Bildu para evitar condenar la violencia asesina; muestra -elusivos, cínicos y fanáticos- a los que se niegan a compartir espacio con el adversario político. Descarado y fresco, entra en el nido de la serpiente, y se adentra en la manifestación de la izquierda abertzale en favor del reagrupamiento de los presos, donde, nada más llegar recibe un directo verbal (“¡payaso de los cojones!”) en los morros. En tierra hostil, se repone, acorrala a los amedrentadores y, achicados, deja que expresen su miseria moral.

El documental pone de manifiesto, de forma clara y premonitoria, que el final de ETA ha sido asumido por el entorno etarra y que sólo queda por definir la gestión del entierro. De ello, han pretendido encargarse los miembros de la pomposamente denominada Conferencia Internacional de la Paz celebrada recientemente en San Sebastián. El cortejo fúnebre de expertos en la solución de conflictos ha presentado unas conclusiones que, preparadas por otras manos, han determinado que los paganos del proceso sean las víctimas del terrorismo y los Gobiernos, acoquinando a escote, y que los gastos del funeral salgan casi gratis al séquito de etarras. Demasiado. El comunicado está repleto de trampas y de frases lapa. La propia apelación a la “paz” en el título de la conferencia o la llamada al cese definitivo de la “actividad armada” o a “la resolución del conflicto” a través de la asistencia de “facilitadores internacionales” sitúa a ETA en el escenario ideal que ha perseguido y soñado. Devastada policialmente y sin fuerzas para continuar, intenta, a la desesperada, lograr réditos políticos a cambio de su autoinmolación. La dolorosa experiencia terrorista que ha padecido la sociedad española y la firmeza democrática son incompatibles con la debilidad y con los apaños bajo mano. Los atajos, las estrategias interesadas, son un insulto a la memoria de las víctimas. Los expertos, y los que les han acompañado, deberían saberlo.